Dr. Jose María Serra Mestre logo

Información general sobre la abdominoplastia 

  10/05/2020 18:36 Tratamiento corporal


Abdominoplastia. ¿Qué es?

La abdominoplastia es una intervención que tiene como fin eliminar el exceso de piel y tejido adiposo del abdomen. Dicho tejido adiposo suele que ocasionar algunos pliegues e imperfecciones en la piel de la zona, en casos más complejos la flacidez del abdomen puede llegar incluso a cubrir la zona del pubis.
El objetivo de la abdominoplastia es eliminar el exceso de piel ofreciéndole al abdomen una apariencia plana y natural. La abdominoplastia es una intervención estética ideal en mujeres que quieren mejorar la zona debido a las dificultades para elegir su vestuario y disimular su flacidez.
La abdominoplastia es una cirugía que puede estar combinada con la liposucción teniendo en cuenta que en la mayoría de ocasiones además de quitar la piel, es necesario retirar el tejido adiposo y esto solo es posible combinando de manera simultánea la liposucción. En caso de diástasis de rectos abdominales (separación de los músculos abdominales), se hace una sutura en la línea media reforzando la pared abdominal mediante el empleo de una red. La abdominoplastia también es una cirugía que corrige las hernias de la pared abdominal. 
Factores a tener en cuenta antes de hacerse una abdominoplastia
Cuando el tono muscular es deficiente es necesario mejorar la actividad física específicamente en la zona del abdomen. Es importante tener en cuenta que este factor, ya que influye en los resultados de la abdominoplastia. En otras palabras es importante tener en cuenta que los cuidados en cuanto a la actividad física son importantes para lograr un “abdomen plano”. 
Exceso de tejido adiposo y grasa abdominal debe solo se puede mejorar mediante un plan de alimentación.  
Es importante recordar que los abdómenes más prominentes se desarrollan debido a la presencia de tejido adiposo, en estos casos puede ser que una liposucción de alta definición que pueda llegar a lograr el mismo efecto estético. 

?Cómo prepararse para una abdominoplastia?
Para los casos en los que hay sobrepeso es necesario seguir un plan de pérdida de peso antes de practicar la intervención. Es importante seguir un plan de dieta y ejercicio físico acompañado de un especialista. 
La abdominoplastia no debe practicarse a mujeres embarazadas, por eso en caso de dudas es necesario realizar las analíticas médicas específicas. 
Antes de la intervención se deben entregar los informes médicos y pruebas preoperatorias, también puede incluirse ultrasonido y/o Tac abdominal (tomografía axial computarizada), pruebas respiratorias. Eventualmente el especialista debe solicitar una ecografía doppler de las extremidades inferiores para evitar factores de riesgo de tromboembolismo. 
En algunos casos, aproximadamente tres semanas antes de la cirugía, puede ser apropiado realizar una o dos donaciones de sangre, por si llegan a ser necesarias en el transcurso de la operación o el postoperatorios sobre todo en los casos de anemia.  
Un método alternativo que tiene el mismo propósito consiste en realizar una muestra de sangre antes de la operación, para luego incorporarla ya sea durante o después de la cirugía para una mejor recuperación. 
Cualquier terapia farmacológica que esté en proceso debe estar informada al especialista sobre todo el uso de cortisona, antinconceptivos, antidepresivos, cardioactivos, anticoagulantes, hipoglucemiantes, antibióticos, tranquilzantes, somníferos, excitadores, terapias homeopáticas, fisioterapéuticas así como alergias a antibióticos y drogar en general. Un mes antes de la intervención se debe suspender la terapia hormonal (píldora anticonceptiva), ya que es necesario tener un ciclo regular sin ingesta de hormonas, para disminuir los riesgos de tromboembolia. 
Al menos dos semanas antes de la cirugía se debe evitar tomar medicamentos que contengan ácido acetilsalicílico (aspirina) y debe evitarse la ingesta de anticoagulantes orales, así como todos los medicamentos y terapias orales deben ser informados al especialista. 
Es importante tener en cuenta que al menos un mes antes de la cirugía se debe dejar de fumar, ya que tiene influencias negativas en la vascularización cutánea. El día anterior de la intervención se debe realizar un baño de limpieza completo, retirarse el pinta uñas tanto de las manos como de los pies así como afeitar la región inguinal. 
Se debe llegar a la cirugía en ayunas con al menos 8 horas de antelación tanto de alimentos como de bebidas. El día de la intervención se recomienda usar ropa con mangas cómodas que preferiblemente se abran en la parte de delante y también llevar zapatos planos. El especialista le recetará una almohada resistente para usar después de la cirugía. 

¿Cómo es la anestesia de una abdominoplastia?
La abdominoplastia es una cirugía que se realiza mediante anestesia general, o en casos de menor compromiso, bajo anestesia epidural o, según la decisión del especialista bajo anestesia local con sedación. 

Método y duración de la intervención
Normalmente se procede a la incisión transversal de la piel que está por encima del pubis, prolongada lateralmente hacía las caderas. Mediante esta incisión tanto la piel como la grasa son despegadas de la pared muscular. En caso que se necesite corregir solo pequeños excesos de piel este desprendimiento alcanzará únicamente la zona umbilical, a este procedimiento se le conoce como mini abdominoplastia. 
En cuanto a la intervención se trabaja la zona abdominal superior cuando existe exceso de piel alrededor o por encima del ombligo, o sea cuando hay flacidez de la piel en ésta zona, es necesario desprender el ombligo y una vez tensada la zona se debe volver a poner. 

Después de la reparación de la zona y el fortalecimiento de la pared muscular mediante mallas y suturas simples, se elimina el exceso de piel. La piel que sobra se estira hacía abajo y los márgenes de la piel se suturan en la incisión suprapúbica que se realizó inicialmente. 
Normalmente antes de cerrar la piel se incorporan los drenajes, que salen de la región púbica y que se ponen para evacuar los cúmulos de sangre líquida o suero. En algunos casos especiales, la presencia de cicatrices abdominales de cirugías anteriores hacen que se tenga que modificar la intervención, por ejemplo en los casos cuando hay una cicatriz larga en el medio del abdomen la abdominoplastia se debe hacer estirando a lo largo de esta línea. 
Las suturas llegan generalmente lo más lejos posible realizando puntos tanto externos como internos, para que sea más estético y menos evidente. La sutura se realiza con mucha precisión. 
Para los casos que haya depósitos grasos y tejido adiposo en los es necesario hacer una liposucción de esta zona.; de esta manera se puede aprovechar para corregir los excesos tanto de piel como de grasa en los flancos y la región lumbar. En este caso pueden mejorarse prolongando las cicatrices hasta éstas áreas. A esto se le llama torsoplastia o abdominoplastia circunferencial. 
La abdominoplastia tiene una duración variable entre dos y cuatro horas dependiendo el caso. Como suele suceder en la cirugía plástica, se trata de una intervención compleja. De esta manera no se puede encontrar una fórmula “estándar” sino que está basada en las características individuales de cada paciente. 

¿Cómo es el postoperatorio de una abdominoplastia?
En el postoperatorio se puede sentir cierta tensión en la zona abdominal que irá despareciendo lentamente después de unos días o unas semanas. Lo mejor es evitar tanto la tensión como el estiramiento total del tronco los primeros días. 
Los drenajes se eliminan generalmente a partir de las 12 y pueden llegar a durar hasta 12 días después de la cirugía según sea el caso y la determinación del especialista. Los apósitos se pueden dejar unos días, es importante aclarar que el apósito no debe ni quitarse ni mojarse. Se recomienda mantener los muslos flexionados sobre las caderas cuando se reposa en la cama, se debe mantener el tronco semiflexionado sobre las piernas. También se debe caminar con el torso ligeramente doblado hacía adelante los primeros días. 
Es importante estar en constante movimiento en la zona de las piernas para evitar el riesgo de tromboelismo. Por este motivo es muy importante caminar lo antes posible después de la cirugía.
Es necesario abstenerse de fumar al menos la primera semana, ya que toser puede provocar sangrado en la zona operada. Además, fumar puede de causar mayor dolor, esto sin dejar de lado que fumar dificulta los procesos de curación de las heridas. 
Durante los primeros 4-5 días el paciente debe continuar tomando antibiótico, en ocasiones puede llegar a tener fiebre durante ese período lo que no quiere decir que exista infección. En caso de tener más de 38º C debe ser informado al especialista. 
Se aconseja no conducir las primeras 2 semanas, los puntos externos son eliminados de 7 a 15 días después de la cirugía. La primera ducha y limpieza completa solo se puede hacer después de este período. 
Tanto la hinchazón como los moretones están presentes durante al menos 2 semanas y a menudo pueden llegar a extenderse hasta la zona del pubis, los genitales y los muslos. En las primeras 4 semanas se deben evitar los movimientos grandes con el tronco así como abstenerse de actividad sexual. 

¿Qué precauciones tomar después de una abdominoplastia?
Después de retirar los puntos de sutura, es posible reanudar la actividad laboral, posiblemente con un ritmo moderado. Durante un mes se deben evitar las actividades deportivas así como la exposición directa al sol o a fuentes excesivas de calor (saunas, cámaras autobronceadoras, etc.). Además en este período es necesario usar faja compresiva tanto de día como de noche. 

¿Cuales son las posibles complicaciones?
La abdominoplastia es una intervención que puede provocar algunas complicaciones, tanto en el tema anestesiológico (que debe ser discutida en la entrevista con el anestesiólogo) y procedimientos quirúrgicos generales, así como complicaciones específicas. Dentro de las complicaciones de carácter general en todas las intervenciones se encuentran los problemas genéricos como: hemorragia, infección, hematomas, seromas, apertura de heridas, tromboembolismo, etc. 
El sangrado moderado de la herida entra dentro de la normalidad, si persiste la hemorragia es posible que requiera de nuevo otra cirugía.
La infección siempre se manifiesta con dolor, enrojecimiento de la piel e inflamación acompañada con fiebre. Generalmente las infecciones se tratan con antibióticos, cremas locales y muy rara vez se requiere cirugía. Es posible provocar la pérdida de tejido y como consecuencia cicatrices de baja calidad y/o cambios en la superficie abdominal. 
La formación de hematomas (cúmulos de sangre profundos), o seromas (cúmulos de suero), pueden ocurrir días después de la cirugía. El hematoma se manifiesta con la aparición de posibles aumentos de volumen en la zona o dolor. El seroma tiene una sintomatología menos evidente y se presenta mucho mas tarde. El empleo de los drenajes tiene como objetivo evitar estas complicaciones. En ocasiones pueden requerir aspiración con jeringa o evacuación reabriendo una sección de la herida quirúrgica.
La reapertura espontánea de la herida puede tener lugar en las áreas de mayor tensión y es más frecuente en pacientes diabéticos y fumadores, a menudo se cura espontáneamente con medicamentos, en pocos casos se requiere de una nueva sutura. 
La inflamación de las venas o flebitis y la trombolia no son muy comunes, sobre todo en pacientes de bajo riesgo, sobre todo si son atendidas al momento. La incidencia aumenta si está asociada a una liposucción, el especialista recetará un tratamiento preventivo mediante medicamentos. 
En las complicaciones específicas de una abdominoplatia están la liponecrosis, la necrosis cutánea y la necrosis de ombligo. 
La necrosis de la parte abdominal (quiere decir muerte de las células grasas), puede manifestarse después de la cirugía con la fuga de líquido aceitoso de la herida quirúrgica. También puede manifestarse posteriormente con la formación de nódulos fibrosos, endurecimiento y calcificaciones y/o con depresión de la superficie del abdomen. 
Después de una abdominoplastia puede haber necrosis aunque no es muy habitual. En este caso es necesario un tratamiento moderado con apósitos, y si es el caso una posible intervención con anestesia local para la reconstrucción del ombligo. 
La necrosis se presenta especialmente en fumadores sobre todo en los casos en los que la abdominoplastia está asociada con la liposucción. Es en este caso donde aparece la necrosis cutánea de la piel flácida del abdomen en donde existe mayor tensión. Esto puede tratarse con medicamentos y si es el caso con una posible intervención.

¿Cuándo se aprecia el resultado?
El resultado de la abdominoplastia es visible para el especialista inmediatamente termina el procedimiento. Pero el resultado final es completamente apreciable hasta los 6 meses después de la cirugía. En algunos casos incluso puede prolongarse, ya que se necesitará una corrección quirúrgica para eliminar cualquier imperfección que haya quedado. 
El resultado de la abdominoplastia es permanente, en el sentido de que el tejido que se ha extraído no se vuelve a formar. Sin embargo, hay que tener en cuenta que con el paso de los años y el proceso de envejecimiento la pared abdominal se suele deformar. Para esto importante mantener un buen plan de alimentación y ejercicio dado que ayudan a mantener el abdomen y la piel del abdomen fortalecidos.
Las imperfecciones cutáneas tales como celulitis y estrías en la zona se eliminan únicamente si se retira la piel de la zona en la que se encuentran. Si la abdominoplastia no retira la piel de la zona en la que existen estrías y/o celulitis no se eliminaran. 

Cicatrices y otras consecuencias
Las cicatrices son completamente inevitables y tanto su extensión como su posición dependen de de las dimensiones de la pared abdominal, la cantidad de tejido extraída y la técnica quirúrgica utilizada por el especialista. 
La abdominoplastia moderada llamada “mini abdominoplastia” implica una cicatriz suprapúbica más pequeña. En la mayoría de intervenciones la cicatriz circular se desplaza hasta el ombligo y la cicatriz suprapúbica se extiende hasta las caderas. En algunos casos para limitar la extensión de la cicatriz se deja en las extremidades un excedente de piel que genera la llamada “oreja de perro”, que después de algunos meses tiende a aplanarse espontáneamente. En casos específicos de exceso de piel, los residuos suelen eliminarse con anestesia local extendiendo la cicatriz unos centímetros. En algunos casos al no poder excluirse, se realiza una pequeña cicatriz adicional suprapúbica vertical. 
Cuando la abdominoplastia es muy grande es necesario extender la cicatriz desde el pubis hasta el ombligo o posiblemente hacía arriba, hacía el esternón en forma de T (cicatriz en forma de T invertida). 
La simetría de las cicatrices en los dos lados puede garantizarse debido al desequilibrio que exista en el abdomen, en ambos casos debido a fenómenos de contracción eso puede causar un cambio. 
En ocasiones la cicatriz periumbilical puede tener un pequeño estrechamiento. Lo que puede causar una asimetría tanto en el volumen del abdomen como del pubis. Estos defectos son complicados de corregir. 
La calidad de las cicatrices varía con el paso del tiempo, depende en gran medida de la reactividad de la piel de cada persona, generalmente su visibilidad disminuye con el tiempo. Además algunos pacientes debido al exceso de reactividad en la piel, pueden desarrollar cicatrices rojas o elevadas y, por tanto, fácilmente visibles, que duran varios meses o son permanentes (cicatrices hipertróficas) o cicatrices agrandadas de color normal, este es un hecho impredecible aunque poco común. 
Las cicatrices no estéticas y de mala calidad se pueden corregir mediante un tratamiento médico o una intervención, después de un período de tiempo razonable (6-12 meses después de la cirugía).
En casos de predisposición individual y particular las cicatrices se extienden más allá de los límites de la incisión quirúrgica (queloides) y representan un proceso patológico que es difícil de tratar. La sensibilidad de la piel y, en particular el ombligo permanece alterada (disminución de la sensibilidad, hormigueo) durante un período de meses o incluso de algunos años pero rara vez de forma permanente.
Pueden existir cambios de sensibilidad impredecibles en diferentes áreas del abdomen. En algunos casos puede ocurrir la decoloración de la piel y también pigmentaciones permanentes. 

Métodos alternativos 
No existen alternativas quirúrgicas para reducir el exceso adiposo y cutáneo de la pared abdominal. Existen diferentes tipos de abdominoplastia como: mini abdominoplastia sin desinserción umbilical (cuando hay poco exceso de piel y grasa), Miniabdominoplastia con desinserción abdominal cuando hay un exceso de piel en la zona superior al ombligo, abdominoplastia con cicatriz vertical que es la más común y la abdominoplastia circunferencial cuando se extiende a la zona de la espalda. 


¿Quieres hablar de tu caso? Contacta con nosotros!

Compartir

 

Dr. Jose María Serra Mestre

Dr. Jose María Serra Mestre

Contacta con nosotros


Testimonios de pacientes

¡Gracias por vuestra confianza!

APP Oficial Dr. Serra Mestre

Descarga nuestra APP para tener en la palma de tu mano toda la información de tratamientos, pautas pre y post-operatorio, seguimiento a pacientes,...



image Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Aceptar Configurar